UN AÑO DESPUES

Y acá estoy un año y piquito despues de la última vez que me senté a escribir algo…y esa vez empecé a hablar de JS.

De alguna forma esa frase (“PIENSA BONITO, SUCEDERÁ BONITO”) que mi amiga me prestó y que yo convertí en mi mantra, me ayudó a pasar un año que fue divino, pero tmb difícil por momentos.

Nunca en la vida pensé que iba a tener una relación a la distancia…que iba a ver a mi novio dos veces por año. Pero aca estoy, y debo decir que si, es dificil…pero que no lo cambiaría por nada del mundo…si me dijeran que puedo volver a elegir entre él a la distancia o alguien cerca, no lo dudaría ni una centésima de segundo. Siempre creí que el amor era un sentimiento lindísimo, y que era algo desbordante pero sentirlo tan así me tomó y me sigue tomando desprevenida. Cada vez que lo veo o lo escucho el corazón se me llena tanto de amor que no me entra en el pecho. Pienso en él y sonrío, y se me pone la piel de gallina. Cuando estoy con él no puedo soltarlo, no quiero soltarlo. No puedo dejar de mirarlo…

No creí que alguien pudiera darme tanta paz, pero me mira y el resto del mundo desaparece…me abraza y todo se para…Me emociono solamente hablando de él. Seguramente porque es la persona por la que tanto recé, a la que tanto esperé. Si, soy muy cursi. Terriblemente cursi.

En junio del año pasado vino por primera vez a Bs. As….conoció a mi familia y a algunas de mis amigas. Y yo ahora estuve allá, conociendo a la suya y a sus amigos. Hicimos un viaje espectacular y tuvimos tiempo de convivencia que resultó ser muy fácil.

La despedida fue más difícil de lo que creia que iba a ser. Erroneamente pensé que quizás despues de una primera despedida, la segunda me iba a encontrar un poco más canchera. Empecé a llorar tres días antes, él también. El cuerpo, el alma y el corazón me piden que no me aleje de él y todo se hace más difícil aún…

Su mamá le dió el contacto de un abogado para ver si nos orienta un poco en cuanto a los pasos a seguir para poder irme para allá. Veremos como sigue todo. Por lo pronto empieza una nueva cuenta regresiva a Junio para vernos de nuevo.

Como dice la canción que tanto me gusta:

“I set out on a narrow way many years ago,
Hoping I would find true love along the broken road
But I got lost a time or two
Wiped my brow and kept pushing through
I couldn’t see how every sign pointed straight to you.
That every long lost dream lead me to where you are
Others who broke my heart, they were like northern stars
Pointing me on my way into your loving arms
This much I know is true
That God blessed the broken road
That led me straight to you”

 

Y seguimos…

Dije que JS merecía un párrafo aparte. Asique acá estoy, escribiendo dos meses después, como siguió todo esto.

No se en que momento empezamos a hablar todos los días. No se como pasamos de contarnos que habíamos hecho durante el día, a decirnos “Buen día”, “Buenas Noches”, a expresarnos constantemente las ganas que tenemos de vernos de nuevo. Todo fluyó de manera natural, sin darnos cuenta, sin pensarlo demasiado.

Cualquiera que me conoce sabe que siempre fui un cúmulo de ansiedad. Que me pongo palos en la rueda, que soy mi peor enemiga…

Por alguna razón, después de alguna locurita inicial, me inundó la paz. Después de cuestionarme internamente cada cosa que él me decía decidí preguntarme: “¿Y si lo que dice es realmente verdad? ¿Y si realmente se siente así? ¿Qué razón tiene para mentirme?”. Esas preguntas fueron mágicas. Decidí elegir creerle, decidí creer que realmente me merezco esto, sin importar adonde vaya a terminar mañana.

Por primera vez en mucho tiempo siento que del otro lado hay una persona que quiere estar conmigo, hablar conmigo, escucharme, saber de mi, cuidarme, que realmente me ve. Tengo enfrente a alguien que no me hace sentir ridícula cuando le cuento lo que me pasa, cuando le hablo de mis sentimientos. Una persona con la que siento que no necesito tener filtro, que se ríe de las ridiculeses que muchas veces escondí por miedo a que el otro no me acepte. Alguien que se abre igual que yo y me dice que le gusto porque soy buena, generosa, porque le hago un lugar en mi corazón con sus limitaciones y todo y que aunque no sabe hacia donde estamos yendo, esta seguro de que quiere ir, si es conmigo.

Si, falta mucho. Falta para vernos, falta ver que nos pasa cuando nos veamos, ver como funcionamos juntos…pero cada vez falta menos. Estoy como los presos, tachando los días. 100 días. Cien días para pasar juntos diez, y despues separarnos otros cien (más en realidad, pero no me voy a poner a contar para deprimirme de antemano).

Veremos como se desarrolla todo esto. Quien te dice, hay algo lindo por delante. Por ahora solo puedo decir que el hombre me esta haciendo feliz y me esta haciendo descubrir muchas cosas y redescubrir otras tantas.

Viajar y desconectar

Después de mucho planearlo, llegó el viaje a Europa otra vez. El plan inicial era ir sola, pero después terminó sumándose la Sra. Madre que hace mucho no viajaba conmigo.

Iniciamos el recorrido por España, pasamos año nuevo allá con unos amigos que mi mamá no veía hace por lo menos 14 años. Yo había ido a visitarlos el año pasado…y si el verlos antes me puso feliz, esta vez la felicidad fue triple. Me sigue sorprendiendo como las amistades cuando tienen una buena base, nunca pierden su fluir natural, su familiaridad, aún cuando pasa mucho tiempo. Llegar y que te abracen con tanta alegria de verte, sentarte a comer y de repente revivir momentos de hace tantos años, ver que nada cambió a pesar del tiempo…me hizo tan feliz! Son esos momentos en los que uno de repente de abstrae y mira detalladamente a su alrededor, como en camara lenta, tratando de grabar en la retina el momento que se esta viviendo.

De ahí partimos a Italia. Me enamoré de Roma. Caminarla de noche es una locura. Es toda linda. Ponerme a escuchar música mientras caminaba era de los mejores planes que podía tener…las sonrisas se me iban escapando, casi sin poder creer que estaba ahí, que hay tanto para ver y que es todo tan lindo!

Una de las noches decidí que iba a salir con alguien, y puse a trabajar a mi amigo Tinder. Y así conocí a J. Un muy buen plan. Salir a caminar por Roma, ver el Coliseo todo iluminado de noche y después comer con esa vista en una mesita en la vereda. Vino, quesos y una charla espectacular. La segunda salida fue en Florencia. Él fue de Roma hasta allá a pasar el día, asique recorrimos juntos. Fuimos a ver el David, al duomo, al Mercado de San Lorenzo, y terminamos el día comiendo también en una mesita en la vereda con velas y mirando el Duomo iluminado de noche. Merece un parráfo aparte lo enloquecida que volví con este muchacho Hablamos todos los días a partir de ese día…por el momento trato de luchar con mi habitual enemiga interna que siempre quiere convencerme de que todo va a salir mal, que no me merezco la felicidad y que todos los hombres son iguales. Intento repetirme la frase que me dijo una amiga el otro día: “PIENSA BONITO, SUCEDERÁ BONITO”. Me lo repito una y otra vez.

A Florencia le siguieron Siena, Venecia y Verona.

Me di cuenta que viajar me hace muy bien, me desconecto por completo, me siento libre.

Volvi con energías renovadas, con muchas ganas de hacer mil cosas este año que empieza y con el aura mas positiva. Lucho para mantenerla, me cuesta, pero sigo repitiendo: “PIENSA BONITO, SUCEDERÁ BONITO”. Quizás ese sea mi nuevo mantra.

 

El origen

NUESTRO origen…algo que todos (o casi todos) conocemos. María tiene la nariz de su abuela, Joaquin los ojos de su papa…pero ¿qué pasa cuando nos miramos al espejo y en el medio de la frente tenemos un signo de interrogación? ¿Cuando miramos miles y miles de fotos familiares y no logramos encontrar ningún rasgo parecido a los nuestros?

Tuve y tengo una muy buena vida. Amigas que volvería a elegir sin dudarlo un segundo, una mamá que estoy convencida (sin ofender al resto de las madres) de que es efectivamente la mejor del mundo, una hermana de la vida que siente propias mis alegrías y tristezas mas profundas, y una familia espectacular. Tuve muchisimas oportunidades en la vida y estoy muy agradecida, pero reconozco que cuando miro para atrás, hay un enorme signo de pregunta.

Fui siempre por la vida sin que eso me genere nada relevante, es como cuando uno tiene algún dolor minimo y crónico. En algún momento te acostumbrás y tu vida sigue. Caminaras mas lento y de vez en cuando te tomaras algo para la molestia, pero seguis.

Cada tanto alguna pregunta se me cruzó por la cabeza pero nada demasiado fuerte. Hasta que sí, hace algunos años algunas preguntas fueron surgiendo. Nunca un cuestionamiento de por que las cosas se dieron así, de por que mi mamá biológica no se quedó conmigo. Desde siempre entendí que lo que hizo fue un gran gesto de amor y entrega y que fue lo mejor que pudo hacer en su situación en ese momento. Las preguntas que surgen pueden parecer tontas pero son tan simples como el querer saber a quien me parezco, quien de mi familia tiene las manos chiquitas como yo, quien tiene los ojos achinados iguales a los mios y por que corno tengo el pie plano!

No tengo muchas chances de recopilar información, podría preguntarle a mi papá, pero la vez que le pedí un nombre no me lo supo dar. No se acuerda. Quiero creerle. Quizás ese nombre está enterrado entre la pila de cosas que bloquea en su cabeza, vaya uno a saber. Pero sería bueno quizás como me dijo mi amiga anoche, tener esa información para poder cerrar esta etapa en mi vida…quizas en algun momento logre el coraje suficiente para preguntarlo. Aunque no se si es coraje lo que necesito, quizas es simplemente que no estoy convencida o preparada para pensar mucho en esto por ahora…

Empiezo el lunes con una charla que me hace pensar en este pibe que, después de una salida que creí habia terminado fantasticamente, desapareció.

Me cuenta mi amiga, de un pibe que despues de meses de charla, y de un par de salidas, dejó a su amiga con mil preguntas…el tipo se borró y ella quedó confundidísima. Igual o peor que como quedé yo después de que Fernando fuera tragado por el universo. La pregunta que me hace mi amiga es…¿por qué los tipos son así?

Voy a intentar hacer un análisis…análisis que ahora hago en frío, pero que llegado el momento, me sirve para una mierda. Conocemos al pibe en Tinder, nos convencemos de que solo queremos divertirnos, pero el tipo nos empieza a dorar la pildora, nos dice cosas lindas, se convierte en todo un don juan y nosotras? Nosotras caemos, nos olvidamos de nuestra cuasi promesa de no buscar algo serio en esta red social y sooner than later estamos fantaseando con algo juntos. El objetivo de ellos (a mi entender) es claro. Seamos honestos. Hablando mal y pronto, quieren “ponerla” y para eso venderían hasta a su madre. No, bueno, quizás no tanto. Pero reconozcamos que casi que vale todo.

Y ahí viene la pregunta de mi amiga. ¿No le creo a ningún tipo entonces? No, creele. Pero creele al que le tengas que creer. No le creas al pibe que conociste online, porque aunque probablemente haya alguuuno que quiera algo serio, va a ser la excepción a la regla. No te digo que no te pueda pasar, quizas empezas siendo un huesito y terminas siendo algo mucho mas grande. Supongo que lo que quiero decir es que hay que cuidarse el corazón, con lo cursi que suena eso. Quizas también ellos deberían intentar hacer menos promesas vacías. Lo mas probable es que todos tengamos que aprender a manejarnos mejor y a llenar los vacíos con las cosas que corresponden.

El mismo cuento de siempre

Me encontré el jueves en un ataque de llanto…llena de angustia y enojo…no lloraba asi desde los 18 y si mal no recuerdo, la causa en ese entonces fue la misma…mi papá.

He expuesto en mas de una ocasion que nuestra relación esta lejos de ser ideal, ni siquiera estoy segura de calificarla como buena…a lo largo de los años nos terminamos convirtiendo en dos extraños conocidos. Perdimos la confianza, no sabemos nada del otro…y a veces hasta llego a sentir que me ve por compromiso.

Ojala pudiera decir que todo esto lo vivo con indiferencia, o sin dolor…seguramente haría todo mas fácil, pero habiendo tenido otro tipo de relación con él en mi infancia y en el principio de mi adolescencia, se me hace incomprensible y muy confusa esta relación que tenemos hoy en día.

A lo largo de los años más de una vez me pregunté si me quería, si me acepta, si me siente parte de su “nueva familia” (compuesta por su mujer y los hijos de ella). Quizás la pregunta lógica que se hacen es por qué me siento así. Bueno, digamos que si bien ella tiene momentos en los que su comportamiento para conmigo es aceptable y a veces hasta bueno, el 90% del tiempo se encarga de sutilmente (y otras veces no tanto) hacerme sentir la diferencia entre ELLOS (como clan, como familia) y YO. El problema no sería tal si el hombre se dignara a no hacerme sentir diferente también.

Estoy en un punto de mi vida en el que ya no se si es que no se da cuenta, o si le queda mas cómoda quedarse callado…si es que no ve el dolor que esto me causa o si quizás soy yo que soy MUY BUENA con la ironía y no lo nota…Ya no se si me quiere o ya no más.

Se que no debo ser la única a la que le pasa o que le pasó. Se que no es el fin del mundo y también se que soy mas fuerte que esto…pero qué les puedo decir. A veces siento como si me metieran la mano en el pecho, me agarraran el corazón y me lo apretaran con muchisima fuerza. Nunca me lo destrozan, eventualmente se recupera, en algunas ocasiones vuelve fortalecido, pero los últimos golpes fueron muy duros y ya no sana como antes.

Quizás en algún momento de mi vida esté lista para cortar mi relación con él del todo, o aprenda a aceptar la realidad sin dolor. Insisto en mi teoría de que sería más facil lidiar con su muerte real que con esta muerte en vida, la muerte del que era mi papá y que desapareció aplastado por esta nueva vida…

“Some nights alone he thinks of her. And some nights alone….she thinks of him… Some nights these thoughts occur at the same moment. And they are connected without ever knowing it…”

 Como quisiera saber si es asi, si en algun momento pensas en mi. Yo te confieso que si, me he pasado noches acostada mirando por la ventana pensando que será de tu vida…pensando en cuanto te extraño y fantaseando con lo que hubiera sido de nosotros si tan solo hubiera tomado decisiones diferentes…si tan solo me hubiera animado a dar el salto.

Se que de nada sirve replantearme esto hoy, se que no tiene sentido. Se que es castigarme por algo pasado que no tiene solución, pero supongo que mi cabeza está tan llena de cosas que elegí empujar al fondo, que cada tanto te escurrís por algún rincón y te haces presente.

Como decían en una película:  “What” and “If” are two words as non-threatening as words can be. But put them together side-by-side and they have the power to haunt you for the rest of your life.

Creeme que lo último que quiero es pasarme la vida preguntandome “WHAT IF”, pero todavía no aprendí a soltar…por mi sanidad mental se que tengo que hacerlo. Sobre todo porque en tres dias te casas y yo NECESITO dejar de pensar lo diferentes que podrían ser las cosas si no me hubiera escapado tantas veces, si no hubiera jodido tanto.

SOLTAR…una palabra tan simple y al mismo tiempo tan compleja…

Que me gustaba de él?

Por empezar mucho de lo que me gustaba era su no filtro. Que decía tanto como yo siempre quise decirle a mil personas y no me anime. A el no le importaba lo que pudiera pensar…se mandaba, lo decía, aunque después alivianara las palabras riéndose hasta que yo le contestara.

Puedo entender, si pienso en frio, que mucho de embalarme con un cuasi desconocido sale de esta necesidad profunda de sentirme querida, importante, mirada, acompañada. Y al mismo tiempo me hace preguntarme por qué creo que necesito que alguien me mire para validar mi existencia o sentirme valiosa, importante, linda.

Al final del día, o de la historia con esa persona, termino miserable, rebotando entre el enojo y el llanto, pero solamente porque estoy enojada conmigo.

Me enojo con mi yo interior que es mi peor enemiga y que siempre me dice a gritos “te mienten, no les creas, no te mereces algo tan bueno, vas a ver como en breve esto se caga y te das cuento que yo tenia razón”…y entonces ahí empieza el horror…hago todo para hincharle las pelotas al otro y que se borre cuanto antes…Y QUE SE BORRE PORQUE YO lo empujé, no porque EL lo decidió…

Y asi ando por la vida, llorando de soledad pero empujando a la gente a que se vaya…y es un circulo, doloroso, angustiante…pero no se como salir.

Probablemente tenga que trabajar a esa chica interior que se convirtió en mi enemiga, quizás tenga que abrazarla porque necesita cariño, seguramente también tenga que explicarle que no podemos seguir así y que algo tenemos que cambiar.

No debo ser la única que lucha con su enemiga interna…todos tenemos monstruos contra los cuales peleamos, pero estoy segura de que como cuando eramos chicos y creíamos ver cosas en la oscuridad, cuando por fin encendamos la luz y todo esté un poco mas claro, nada va a ser tan grave…

Sorpresas…

Releo lo ultimo que escribi…un fragmento hablando sobre el amor que queda como asignatura pendiente en nuestra vida. Me rio porque no podria haberlo releido en un momento mas atinado…

Ya se sabe, mi pendiente es y creo que siempre sera F. Obvio que sigue cruzandose por mi mente, pienso en el, en qué será de su vida, en si será cien por ciento feliz ahora con que volvió con ella o si en el fondo de su ser tendrá el mismo bichito que hacia que recurriera a mi en ese entonces…

El dicho dice: “la curiosidad mató al gato” y a mi la curiosidad casi me mata también (aunque gato no soy)…la realidad me golpeó como un ninja en el estómago, me dejó sin aire, me agarró super desprevenida. Se casa. Si, se casa con la ex.

Y la realidad es que no se hasta donde me golpea porque es él y hasta donde me golpea porque no soy yo la que se casa. ¿Hasta dónde mi sentimiento es real? ¿Cómo se si no es producto de mi soledad y mis ganas de que me quieran?

Supongo que para responder un poco a todo esto es que retomé un espacio de terapia…nuevo metodo, nuevo “confesor”…estuve dos años evitando encontrarme con mis problemas, evitando pensar, analizar en profundidad que me pasa. Creo que ya es hora, creo que hay cosas que no pueden esperar. Ya no puedo esconderme de ciertos fantasmas…sobre todo porque estos espectros ya le perdieron el miedo al día y me persiguen constantemente…ya no es solamente noche que me atormentan y no me dejan dormir…

“Dicen que a lo largo de nuestra vida tenemos dos grandes amores. Uno con el que te casas o vives para siempre, puede que el padre o la madre de tus hijos… Esa persona con la que consigues la compenetración máxima para estar el resto de tu vida junto a ella…

Y dicen que hay un segundo gran amor, una persona que perderás siempre. Alguien con quien naciste conectado. Tan conectado que las fuerzas de la química escapan a la razón y os impedirán, siempre, alcanzar un final feliz. Hasta que cierto día dejaréis de intentarlo… Os rendiréis y buscaréis a esa otra persona que acabaréis encontrando.

Pero os aseguro que no pasaréis una sola noche, sin necesitar otro beso suyo, o tan siquiera discutir una vez más… Todos sabéis de qué estoy hablando, porque mientras estabais leyendo esto, os ha venido su nombre a la cabeza.

Os librareis de él o de ella, dejareis de sufrir, conseguiréis encontrar la paz (le sustituiréis por la calma), pero os aseguro que no pasará un día en que deseéis que estuviera aquí para perturbaros. Porque, a veces, se desprende más energía discutiendo con alguien a quien amas, que haciendo el amor con alguien a quien aprecias”.

“El Zahir” – Paulo Cohelo